Recomendaciones en el día mundial del Asma

Hoy martes 4 de abril se conmemora el Día Internacional del Asma, enfermedad crónica que afecta a un alto porcentaje de la población mundial. Actualmente, la Organización Mundial de la Salud calcula que existen aproximadamente 300 millones de pacientes que padecen esta enfermedad a nivel global.

El asma es una enfermedad que consiste en la obstrucción variable de los bronquios, producto de una inflamación que causa dificultad relativa para respirar. Esto acompañado de tos con secreciones y silbidos en el pecho. Como parte de su tratamiento, el asma se controla con dosis pequeñas de corticoides que no generan tantos efectos secundarios cuando existe una buena inhalación. Por lo general, no se requiere de hospitalizaciones cuando se lleva un buen control. Además, es una patología respiratoria crónica tratable, pero que en casos graves puede llegar a ser mortal.

El asma afecta a todas las edades, y requiere un diagnóstico adecuado como una terapia a largo plazo. Camila Raab, Kinesióloga de la Clínica Universitaria de Puerto Montt, nos habló sobre los principales síntomas de la enfermedad y sobre la labor que tienen como profesionales para ayudar y facilitar la vida del paciente: “El Asma es un enfermedad crónica y hereditaria, que tiene como principal característica la inflamación de las vías aéreas, lo que produce una dificultad para inhalar y exhalar aire del pulmón, silbido durante las noches y las mañanas, acompañado de descarga nasal, que en una crisis no tratada, puede llegar a ser mortal”

factores más comunes que afectan las crisis de asma son los alérgenos, como por ejemplo el polvo, el humo, sustancias químicas, el humo del cigarro, entre otras, que pueden fácilmente desencadenar un brote de asma. Frente a este panorama, el rol del kinesiólogo es básicamente educativo y de prevención.

Según explica Camila Raab, idealmente una persona asmática debe ser controlada periódicamente, para que este le indique los pasos a seguir para prevenir una crisis. Es muy importante que el paciente se sepa inhalar bien y que utilice sus medicamentos de forma adecuada y consistente como le fueron indicados por el médico. Además, es importante que una persona sepa cómo manejar una crisis incluso antes de consultar, sobre todo en contexto de COVID-19, porque pueden exacerbar una crisis con una infección respiratoria”.

Cada año la Iniciativa Global para el Asma (GINA), determina una temática a profundizar para generar mayor concientización sobre la enfermedad. Este año el tema central es “Descubriendo conceptos erróneos del asma”, que busca eliminar mitos frecuentes sobre la vida de las personas que sufren esta patología y de esta forma, poder informar a la población sobre las condiciones reales que deben enfrentar a diario quienes viven con esta condición. A modo de complementar la información, Raab señala lo siguiente; “La Iniciativa Global para el Asma quiere desmitificar el tema de que no se puede realizar ejercicio cuando uno es asmático, de hecho, por el contrario, el ejercicio cuando se aplica en una persona que está bien controlada, ayuda a prevenir las crisis, a mejorar la capacidad funcional y les da a las personas más herramientas para poder sobrellevar una crisis, mejorando su capacidad funcional”.

Actualmente las personas que sufren de esta enfermedad crónica son independientes y pueden hacer su vida con normalidad. Esto, siempre y cuando sepan cómo tratar sus crisis y de esta forma evitar tener que recurrir a dosis altas de corticoides que son peligrosas a largo plazo. Hoy debido a la pandemia que afecta a todo el mundo, el llamado es para que los pacientes que sufren de Asma tengan mayores precauciones y cuidados sobre su salud, ya que el COVID-19 es un virus que ataca directamente al aparato respiratorio, por lo que los pacientes asmáticos están más expuestos y corren mayores riesgos de sufrir complicaciones si llegasen a contagiarse.