Día mundial de la concientización del linfoma

El linfoma es una enfermedad del sistema linfático, específicamente de los tejidos linfáticos, quienes son los encargados de mantener las defensas del organismo, frente a muchas infecciones. Estas células circulan a través de la sangre, por conductos propios y se alojan en pequeños nódulos, llamados ganglios, que se ubican en distintas partes del cuerpo, comportándose de forma anormal, aumentando su tamaño y llegando incluso a afectar otros órganos del cuerpo.

Los síntomas de esta enfermedad son variados e incluso pueden ser silenciosos, así lo explica el Dr. Pablo Soto Vargas, Hematólogo de Clínica Andes Salud Puerto Montt: “El principal síntoma del linfoma, es el aumento de volumen de los pequeños ganglios, que se sitúan en distintas partes del cuerpo, donde están alojadas las células llamadas linfocitos. Estos crecen habitualmente bajo la piel y no producen dolor durante su crecimiento. A veces crecen en la parte interna del organismo, por ejemplo, en el abdomen o en la zona toráxica, y ese crecimiento es más silente ya que no genera muchos síntomas, excepto cuando están de un tamaño mucho más grande, donde comprimen otros órganos o estructuras. Es ahí donde comienzan los síntomas de la enfermedad. Además, se acompaña de fiebre sin una explicación clara, cansancio generalizado y, a veces sudoración, especialmente en la noche”.

Durante la pandemia por Covid-19, esta y otras patologías se han agudizado, por lo que contar con un estricto control y seguimiento de su tratamiento médico, respetando todas las medidas y recomendaciones sanitarias, ayuda a prevenir posibles complicaciones. Frente a este panorama, el profesional, nos entrega algunos consejos. “Los pacientes que están en alguna de las etapas del linfoma, ya sea que estén diagnosticados, en etapa diagnóstica, en etapificación o en tratamiento, deben seguir las recomendaciones de su equipo tratante, tanto de su médico, de su enfermera, como de su equipo de apoyo. Además, es fundamental cumplir con el aislamiento en esta época de pandemia y estar con sus vacunas al día, especialmente la de Covid-19”, asegura.

El doctor Soto Vargas destaca lo esencial de poder concientizar a otras personas, ya sean familiares, o conocidos. “Mucha gente no conoce la enfermedad, pero si vamos conversando de ella, lograremos aumentar la pesquisa precoz y también el diagnóstico y tratamiento en etapas precoces, lo que mejora la sobrevida de los pacientes y se puede obtener, incluso en la mayoría de ellos, una curación completa de la enfermedad”, comentó.

Es muy importante consultar con un especialista, cuando exista una sospecha de linfoma. Si el paciente tiene un ganglio aumentado de volumen en alguna parte del organismo que sea visible, o palpable, acompañado de alguno de los síntomas generales, como fiebre, baja de peso, sudoración nocturna y la presencia de cansancio, la consulta debe ser inmediata. Esto es vital para poder descartar o confirmar un linfoma, ya que el diagnóstico precoz en etapas tempranas de la enfermedad, ayuda a que el tratamiento sea más efectivo y promisorio.

Recuerda que, en Clínica Andes Salud Puerto Montt, contamos con un equipo multidisciplinario, donde podrás realizar las consultas y exámenes necesarios sobre esta y otras patologías.